La Casa de las Sirenas, su trascendental historia

La Casa de las Sirenas, está conformada por un palacete residencial ubicada en la formidable ciudad de Sevilla con una historia que trae desde el siglo XIX, y con una arquitectura inspirada al estilo exótico francés, fácilmente ubicada hacia el centro de la Alameda de Hércules.

 

En la misma línea de arquitectura, la Casa de las Sirenas se convierte en un edificio muy singular, donde seguramente no se le podría comparar con ninguna otra estructura de la zona. Con jardines que abarcan la mayoría de su espacio y contemplándolos como los más grandes del casco histórico de la ciudad, también se ganan renombre de ser uno de los más antiguos remontándose en el siglo XVI.

En su nombre originario se le conoce como el “Recreo de la Alameda”, aunque popularmente es conocido en la zona como la Casa de las Sirenas, en virtud de las grandes figuras que representan a estos seres mitológicos que adornaban las rampas de acceso a la portada principal y otras menores en la cima de las jambas.

Se combinan distribuidamente, una planta sencilla y clara con la disposición simétrica de sus dependencias de corte clasicista. Con tres plantas de altura, se dispone de una parcela que se aísla por sus cuatro lados y en contorno de una alta valla, la casa queda al descubierto y de fácil identificación desde afuera, más que todo, por las ventanas abuhardilladas de su piso superior y con su característica cubierta.




Desde el interior, la Casa de las Sirenas mantiene elementos constructivos y decoración de gran interés, donde se imponen la gran montera acristalada que cubre el patio central, la escalera de mármol blanco que da acceso a las plantas superiores, las inconfundibles ventanas del ático y esculturales formas humanas que toman en su mano las lámparas del centro y esquinas superiores del patio. Son éstas algunas de las más simples, pero a la vez, exuberantes muestras del cuidado arquitectónico con que fue levantada esta estructura.

La Casa de las Sirenas, su trascendental historia.

La Casa de las Sirenas, venía a contribuir en las obras de urbanización que la ciudad realizaba en este lugar, prácticamente sobre un pantanal, en el siglo XVI, en una abrumadora forma renacentista.

Se inicia su construcción en el año 1861 y llegan a culminarse para el año 1864, atendiendo la ordenanza del marqués de Esquivel, Lázaro Fernández de Angulo, para construir un palacio en la zona de Sevilla. Lleva por nombre “El Recreo de la Alameda” y está construida sobre un terreno que abarca los 1.800 metros cuadrados, con espaciosos jardines, con estructura de dos plantas, verja de hierro y con tejas de pizarra planas. El levantamiento de su obra, estuvo en las laboriosas manos del arquitecto Joaquín Rodríguez Ayarragaray, basándose en un aislamiento del exterior a través de un muro esculpido con motivos románticos. Las rampas laterales que daban acceso a la portada principal, coloca dos grandes sirenas de bronce, y es precisamente esto lo que le da el nombre de la Casa de las Sirenas.

A seis años de su construcción el marqués vende esta magnífica casa, y desde entonces la estructura ha pasado por diferentes dueños hasta quedar en un abandono total en la década de 1980. Fue tanto su descuido, que llegó muy pronto hasta las auténticas ruinas llegándose a desplomar la fachada sur y los tejados de su apreciado techo. Fue víctima de hurto, en las que se llevaron las rejas de la portada principal y las famosas sirenas.

En 1992, el Ayuntamiento de Sevilla, adquiere esta casa como un patrimonio histórico, emprendiendo inmediatamente su reconstrucción. Ha sido tanto el empeño que se le ha puesto para distinguirla, que actualmente funge como el Centro Cívico del Distrito “Casco Antiguo” con diversa actividades culturales en las que se destacan exposiciones, conferencias y conciertos.