Écija, conociendo a sus fundadores

El municipio de Écija, marca sus límites de pertenencia en la provincia de Sevilla, dentro de la Comunidad Autónoma de Andalucía en España, en la comarca que lleva este mismo nombre.

 

Mantiene su trazado limítrofe muy cerca de Córdoba que de la misma provincia sevillana, en las adyacencias de la Sierra Sur de Sevilla y la Campiña de Carmona por el sur y el oeste respectivamente, con una extensión superficial de casi 980 km² y una altitud media de unos 125 msnm.

Como municipio, Écija conforman ocho entidades dentro de sus líneas, como la Isla de Vicario, la Aceñuela, Isla Redonda, los Arenales, San Antón, Cerro Perea, Navalagrulla y Villanueva del Rey. Forma así, el Partido Judicial número 10 que comparte junto con Fuente de Andalucía, la Luisiana y Cañada Rosal.

Écija, ha sido muy popular con el nombre de Ciudad del Sol, la Sartén de Andalucía, en correspondencia a las altas temperaturas de verano, y también como Ciudad de Las Torres. Es sin precedente uno de los grandes centros artísticos que predominan en Andalucía.

Sus habitantes, por su gentilicio, son llamados Astigitano o astigitana, aunque tiene el mismo peso de validez el Ecijano o Ecijana. Es preciso saber que lo de Astigitano es un nombre antiguo que se le dio a la ciudad antes de la ocupación romana, a la cual la llamaban, Astigi. Sucesivamente, ha recibido otros nombres como Colonia Augusta Firma, en la época romana, o el de Istichcha durante la ocupación islámica para cambiar a la de Medina Alcoton por la fertilidad de sus tierras para la producción a gran escala del cultivo de algodón.

Écija, pasa al poderío de Fernando III, tras la conquista castellana, proporcionando una capitulación, si se quiere ventajosa, que daba garantía a sus habitantes musulmanes para salvar, tanto sus propiedades como sus mismas vidas, conservando al mismo tiempo su estatuto religioso, jurídico e inclusive su sistema fiscal.

A partir de esas capitulaciones, Écija habría gozado de paz y tranquilidad solo hasta el año 1255, cuando se suscita un enfrentamiento entre el infante Don Enrique y su Hermano Alfonso X. Ganan el total control de la localidad, aquellos partidarios del Infante.

Écija, conociendo a sus fundadores

Cuando se busca determinar el origen fundacional de Écija, siempre va a estar acompañado tanto de una antigüedad como de un personaje, que transcurre en la misma historia con el empeño de conocer antecedentes y sus hechos más importantes.

Écija, puede que se le atribuya su fundación al griego Astyr, paje de armas de Memnón, que siendo vencidos, se trasladan a España ya conocido por los fenicios y griegos, bajó a la Bética y  funda otra ciudad con apellido de Astyra, en la que trocando sus consonantes, la llamarían Astyga o Astigi.

Otros afirman su fundación a los galos celtas o también a Gargoris, rey de los Curetes, como fundador de Écija. Sin embargo, el nombre Astigi viene a tener el mismo peso tanto romano como griego, aunque estos últimos fueron los que impusieron leyes, lengua y costumbres.

También, debido a que era una localidad muy hospitalaria y muy fértil en productos, era muy llamativo para los fenicios con sus grandes negociaciones comerciales, quienes conducían sus mercancías por el río hasta llegar a la llamada Hispalis.

No cabe duda, que Écija ha sido una de las primeras ciudades que se fundó en España, pudiéndola hacer crecer los mismos griegos pero con esos toques personales que favorecían un tanto a los celtas como a los mismos romanos.