Visitar Sevilla de un extremo al otro

Visitar Sevilla de un extremo al otro, es realmente una aventura, que dedicándole tiempo, nos puede dejar una experiencia completamente gratificante.

visitar-sevilla

Sevilla, está conformada por espectaculares localidades que integran monumentos, parques, jardines y lugares que válidamente tienen ese valor arqueológico o arquitectónico, que nos permite disfrutar del momento.

Pero dentro de todo, en este conglomerado de estructuras, están los verdaderos protagonistas que, uniéndose, hacen de Sevilla una localidad bastante atractiva para el turismo.

Nos referimos especialmente a los barrios, que uno a uno tiene su particularidad, su ración de la historia, y la responsabilidad de tener en sus linderos magníficos monumentos que deben cuidar con mucho esmero.

Hagamos entonces este recorrido para Visitar Sevilla de un extremo al otro.

Iniciemos por el barrio de San Bernardo, antiguo como interesante en Sevilla, relevante por sus extramuros y situado junto a las vías del ferrocarril.

Su popularidad, se la ha ganado por ser cuna de toreros y su categórica zona industrial. Es precisamente, el soterramiento de la vía del tren que lo ha elevado a uno de los mejores barrios de la ciudad.

El barrio Porvenir, al sureste del parque de María Luisa, se sitúan en la zona más antigua junto a la avenida de Rodríguez de la Borbolla.

Sus orígenes, marcan el siglo XX, y se proyectó como una zona residencial con sus característicos chalets y casas de una o dos plantas. Sigue extendiéndose por los terrenos de la antigua Feria del Prado.

Por su parte, Nervión, barrio moderno al este de Sevilla, tiene un significado residencial, aunque no deja de lado su centro económico y comercial mientras que el ocio se caracteriza haciendo lo suyo.

Allí encontramos la Gran Plaza y la avenida de La Cruz Campo, de donde divergen otras avenidas con dirección al centro.

Entre las calles Santa María la Blanca y San José, la avenida Menéndez Pelayo, barrio Alfalfa y la calle Águilas, tiene su aposento el barrio de San Bartolomé.

Es un tanto desconocido para visitantes y foráneos, pero encierra una historia muy ligada a la antigua judería de la ciudad.




Visitar Sevilla de un extremo al otro y del pasado al presente

El barrio del Heliópolis, que surge en el marco de la Exposición Universal de 1929, comprende un conjunto de residencias con una típica arquitectura muy local, podemos encontrar bares y restaurantes, la Placita conocida como la Plaza del Inmaculado Corazón de María.

Ha sabido cuidar sus zonas verdes, producto de un proceso de transformación cerca de la ribera del río Guadaíra.

También hay que tener presente, si pretendemos Visitar Sevilla de un extremo al otro, los barrios San Pedro y Santa Catalina, que se encuentran justo en el casco histórico de Sevilla.

Son típicamente residencial, pero con un rico patrimonio arquitectónico que se reflejan en las iglesias y sus tradicionales casa señoriales.

Para paseo, nos ofrece sus tranquilas calles, lejos de las zonas turísticas y del bullicio cotidiano que trae cada día.

Otro barrio moderno, que emerge después de la guerra civil, es el barrio Los Remedios. Lo podemos divisar al oeste de la ciudad, teniendo límites con Triana y los campo de Tablada.

Está justo al otro lado del río y es una zona completamente residencial con su típica arquitectura anárquica, estando muy bien comunicado por el metro y los autobuses.

En el oeste del casco antiguo, en las laderas del Guadalquivir y frente a la Cartuja, tenemos a San Lorenzo y San Vicente.

Se corresponden del siglo XVI, y mantienen una estructura urbana con una referencia muy peculiar relativo al resto de la ciudad.

Son barrios de interés al Visitar Sevilla de un extremo al otro, que contemplan unas buenas opciones al visitar esta ciudad, ofreciéndonos más de lo que tienen, reflejada en su gentilicio y en la forma en que nos reciben como visitantes.